La policía de Grecia ha incrementado las medidas de seguridad y se prepara para bloquear el acceso en grandes áreas de la capital para contener las protestas contra la canciller alemana Angela Merkel, que llegará a la ciudad el martes para sostener pláticas con el primer ministro griego Antonis Samaras.

La breve visita de Merkel sucede en medio de creciente malestar social en Grecia por los nuevos recortes presupuestales planeados. Las autoridades griegas, que están batallando para convencer a sus acreedores internacionales que aprueben el pago de la siguiente partida del préstamo, están decididas a evitar disturbios mientras Merkel se encuentre en Atenas en su primera visita al país en cinco años.

El ministro del Orden Público Nikos Dendias pidió el lunes a los manifestantes "proteger la paz, y más que nada, las perspectivas de nuestro país y nuestra imagen internacional".

Cerca de 7.000 policías estarán en servicio durante la visita.

La policía ha prohibido las congregaciones públicas en gran parte del centro de la ciudad a partir de la madrugada del martes y en un radio de 100 metros (110 yardas) de la ruta que recorrerá la caravana de Merkel.

___

Geir Moulson contribuyó desde Berlín.