Las naciones latinoamericanas deben tratar de utilizar a la policía, y no sus fuerzas armadas, para labores de vigilancia y mantener el orden público, dijo el lunes el secretario estadounidense de Defensa, Leon Panetta, quien aseguró a los ministros de defensa de Latinoamérica que Estados Unidos los ayudará a desarrollar sus capacidades.

Durante una conferencia de ministros de defensa del continente americano, donde los ejércitos son frecuentemente utilizados para enfrentar a narcotraficantes y guerrillas, Panetta declaró que Estados Unidos se da cuenta de que algunas veces es difícil decidir si ante una amenaza se necesita utilizar la fuerza policiaca o militar.

"En algunos casos, los países han utilizado sus fuerzas de defensa para apoyar a las autoridades civiles", indicó el funcionario. "Para ser claros, el uso del ejército para labores de jurisdicción civil no puede ser una solución de largo plazo".

Las declaraciones de Panetta estuvieron dirigidas a varios países de Latinoamérica que comenzaron a utilizar sus ejércitos para combatir el crimen o restablecer el orden público, en particular en operaciones de lucha contra las drogas o para aplacar a violentas bandas criminales. Pero las naciones latinoamericanas también han sido, a veces, críticas de Estados Unidos porque consideran que tampoco tiene claras las fronteras en el tema de la seguridad, en particular respecto del centro de detención militar estadounidense en Guantánamo, Cuba, donde presuntos terroristas están detenidos desde poco después que comenzó la guerra en Afganistán.

Panetta dijo que Washington puede ayudar a los países a que mejoren sus capacidades y al mismo tiempo respetar los derechos humanos, las leyes y las autoridades civiles.

"Podemos y daremos ayuda, pero al final, las autoridades civiles deben ser capaces de soportar esta carga por ellas mismas", indicó.

En sus declaraciones al inicio de la Décima Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, Panetta también alentó a los ministros a aprobar un nuevo plan para preparar una base de datos que permitirá que las naciones coordinen mejor sus respuestas ante desastres.