La oposición siria no se opone a la participación de miembros del partido Baath — al que pertenece el presidente Bashar Assad — en el futuro político del país, siempre y cuando no hayan participado en matanzas durante la insurrección, dijo el lunes el líder del principal grupo opositor.

Los comentarios de Abdulbaset Sieda, jefe del Consejo nacional Sirio (CNS), parecen ser un ablandamiento de la postura de la oposición respecto a que no aceptaría nada menos que la completa remoción del régimen de Assad y del círculo cercano del presidente.

Sieda dijo a The Associated Press que el CNS, con sede en Turquía, se reunirá la próxima semana en Qatar y discutirá, entre otras cosas, la posibilidad de que el vicepresidente Farouk al-Sharaa funja como líder interino si Assad renuncia.

Ahmet Davutoglu, ministro turco de Relaciones Exteriores, manifestó el sábado que al-Sharaa era una figura "cuyas manos no están contaminadas en sangre" y por lo tanto es aceptable para los grupos de oposición sirios.

"Estamos a favor de cualquier solución que detenga las matanzas en Siria y respete las ambiciones del pueblo sirio de que no habrá un regreso de la dictadura y la tiranía en Siria", dijo Sieda vía telefónica desde Turquía.

Cuando se le preguntó sobre al-Sharaa, Sieda dijo: "No tenemos información de que haya participado en las matanzas o que haya dado órdenes, pero él pertenece al liderazgo político".

Funcionarios sirios dicen que Assad permanecerá en su cargo hasta que terminé su período de siete años en 2014, seguido de una elección entre éste y otros candidatos.

También el lunes, el secretario general de la ONU hizo un fuerte llamado a que se detenga el flujo de armas a Siria y advirtió que la crisis amenaza la estabilidad en toda la región.

Ban Ki-moon señaló que está "profundamente preocupado" respecto al flujo continuo de armas tanto para el gobierno sirio como para las fuerzas de oposición, y agregó que una "solución política " es "la única vía para salir de la crisis".