El gobierno español denunció el lunes que el despliegue de banderas y cánticos a favor de la independencia de Cataluña durante el clásico del fútbol español entre Barcelona y Real Madrid hacen un flaco favor a la imagen de España en el exterior.

El canciller José Manuel García-Margallo señaló que este tipo de gestos trasladan al mundo "una imagen de desunión en vez de una imagen de esfuerzo compartido" para salir de la grave crisis económica que atraviesa el país.

En el partido estelar de la liga española el domingo entre Barcelona y Real Madrid en el Camp Nou, que siguen millones de personas en todo el mundo, aficionados barcelonistas lucieron banderas y profirieron cánticos a favor de una Cataluña independiente de España, justo en un momento en el que algunos dirigentes políticos de la región lanzan mensajes separatistas.

El equipo de Barcelona ha sido vehículo durante muchos años de las reivindicaciones catalanas.

Cataluña, cuya capital es Barcelona, es una de los motores económicos de España, aunque recientemente ha necesitado asistencia financiera de Madrid para pagar sus deudas.

El Parlamento catalán aprobó una moción que apoya la celebración de un referéndum de autodeterminación que se convocaría tras las elecciones del próximo 25 de noviembre.

El gobierno central ya dijo que bloqueará la consulta.