Las autoridades migratorias de Estados Unidos no emprenderán acción legal contra un periodista detenido por una infracción vehicular en Minnesota que atrajo la atención nacional a comienzos de este año cuando reveló que es un inmigrante en situación irregular, informaron las autoridades el lunes.

José Antonio Vargas, de origen filipino, estaba en Minnesota para hablar el viernes en la Universidad Carleton cuando un oficial lo detuvo por conducir su vehículo con auriculares puestos. La patrulla estatal informó que Vargas mostró una licencia de conducir vencida.

El periodista fue fichado en prisión y luego liberado con una cita para que comparezca ante un tribunal el 18 de octubre.

Gillian Christensen, vocera del Servicio de Inmigración y Aduanas, dijo el lunes que la oficina intenta dejar a Vargas en paz porque su caso no es de máxima prioridad.

Vargas estuvo en el equipo del diario The Washington Post que ganó un premio Pulitzer en 2008 por cubrir la masacre en la universidad de Virginia Tech. Reveló su estatus migratorio en la revista de The New York Times.