La Procuraduría General destituyó e inhabilitó por 20 años para ocupar cargos públicos a cuatro militares que hace más de siete años permitieron que paramilitares asesinaran a cuatro menores de edad y a cuatro adultos en el noroeste del país, se informó el lunes oficialmente.

Los afectados por la determinación disciplinaria son los capitanes en retiro del ejército Guillermo Gordillo y Oscar Gerardo Omaña y los subtenientes Alejandro Jaramillo Giraldo y Jorge Humberto Milanés Vega, dijo la Procuraduría en un comunicado de prensa en su página de Internet.

Los hechos investigados por la Procuraduría o Ministerio Público se remontan al 21 de febrero de 2005 cuando integrantes del llamado bloque "Héroes de Tolová", de las bandas paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), ultimaron a ocho personas, entre ellas a cuatro niños de 21 meses, 5, 11 y 15 años.

La masacre es conocida como la del municipio de San José de Apartadó, 450 kilómetros al noroeste de Bogotá.

La decisión de la Procuraduría, que en Colombia investiga a los funcionarios públicos, es de primera instancia y puede ser apelada.

En junio pasado, un tribunal penal del departamento de Antioquia, al noroeste del país, condenó a 34 años de cárcel a cuatro militares por los mismos hechos de San José de Apartadó, entre ellos a Milanés y a Jaramillo, quienes se encuentran en prisión.

Gordillo había aceptado su responsabilidad en los delitos de homicidio y concierto para delinquir — o la asociación de dos o más personas para cometer un número indeterminado de crímenes — y fue condenado en febrero de 2010 a 20 años de cárcel.

Por los mismos hechos, al menos 20 paramilitares también están condenados.