La policía británica arrestó el lunes a un hombre que dijo a periodistas que era responsable del daño a un mural del maestro estadounidense Mark Rothko en el museo Tate Modern de Londres.

Scotland Yard comenzó una investigación después de que el mural, uno de la serie Seagram de Rothko, fue dañado con un grafiti que parece decir "Vladimir" y "una posible pieza de Amarillismo".

Vladimir Umanets, quien se identifica como cofundador del movimiento artístico "Amarillismo" ("Yellowism" en inglés) dijo a los periodistas que era el responsable del grafiti. Según un manifiesto publicado en internet el "Amarillismo" es un movimiento artístico dirigido por Umanets y Marcin Lodyga.

El lunes Umanets dijo a la agencia noticiosa británica Press Association que quería llamar la atención de la gente hacia su movimiento, el cual describió como "un elemento de cultura visual contemporánea".

"La principal diferencia entre el Amarillismo y el arte es que en el arte hay libertad de interpretación. En el Amarillismo no hay libertad de interpretación, todo se trata de Amarillismo, eso es todo", dijo.

La Policía emitió un comunicado la noche del lunes en el que no revelaba el nombre del detenido, pero cuando le preguntaron sobre Umanets, un vocero policial dijo que un hombre de 26 años fue arrestado en la ciudad costera de Worthing, 95 kilómetros (60 millas) al sur de Londres. La Policía en Gran Bretaña suele dar esos datos para identificar de forma indirecta a los sospechosos.

Umanets dijo a Press Association que esperaba que lo arrestaran, pero que cree que el grafiti aumentó el valor de la pintura.

"Creo en lo que hago y quiero que la gente hable sobre esto. Fue como una plataforma", dijo. "No redujo el valor, no destruí esta pintura, le puse algo nuevo".

Rothko, quien murió en 1970, es famoso por sus pinturas abstractas de gran tamaño con grandes bloques de color.

La pintura dañada forma parte de una serie que realizó para decorar el restaurante Four Seasons en Nueva York. Al final Rothko cambió de parecer sobre el encargo que le hicieron y le dio sus obras a galerías, incluyendo el Tate.

Los hijos del artista, Kate Rothko Prizel y Christopher Rothko, dijeron en un comunicado que estaban "muy consternados" por el incidente pero que estaban seguros de que el Tate hará todo lo posible para arreglar la situación.

Aunque el Tate Modern ha dicho que no tiene un precio estimado de la pieza dañada, otra pintura de Rothko — "Orange, Red, Yellow" — se vendió por casi 87 millones de dólares en Nueva York.

Esta no es la primera vez que alguien daña una pintura en el Tate Modern. En el 2000, dos artistas conceptuales chinos intentaron orinar en la escultura "Fuente" de Marcel Duchamp, la cual creó con un urinario.

___

Los periodistas de The Associated Press Jill Lawless y Raphael Satter en Londres contribuyeron con este despacho.