Diversos puntos de Caracas parecían el domingo un cuartel militar debido a que por las calles se podía escuchar el tradicional toque de diana con que se levantan los soldados.

Algunos sectores de la congestionada capital venezolana comenzaron a escuchar el clarín que se hacía sonar desde camiones que llevaban parlantes cerca de las tres de la madrugada, según constataron varios periodistas de la AP.

A través de un altavoz, un hombre que viajaba a bordo de uno de los camiones en un sector del este de la ciudad llamaba a la población a levantarse para votar este domingo, cuando casi 19 millones de venezolanos habrán de elegir entre el presidente Hugo Chávez, de 58 años, y el candidato opositor Henrique Capriles, un abogado de 40 años.

El hombre que hablaba por el parlante desde el camión en ocasiones lanzaba insultos contra Capriles, a quien llamaba "majunche" o de mala calidad, como lo apoda el oficialismo.

El camión recorrió varias zonas de la barriada de Petare, en el este de Caracas, y que con casi medio millón de habitantes es considerada una de las más grandes de América Latina.

Cuando ya eran las 5:30 de la mañana (1000 GMT) un hombre en una moto y con el rostro cubierto con un pañuelo rojo pasó veloz frente a un colegio electoral en la localidad de El Llanito, también al este de Caracas, tocando la bocina, mientras su acompañante lanzaba vivas a Chávez, un teniente coronel retirado del Ejército.

El mandatario dijo en varias ocasiones durante su campaña que el toque de diana comenzaría a sonar a las 3:00 de la madrugada porque todos los venezolanos debían estar listos para la "gran batalla" electoral.

Desde el gobierno de Chávez, que busca su tercera relección, hasta los simpatizantes de Capriles, así como analistas y medios de comunicación, han hecho llamados para que cualquiera sea el resultado, el otro bando lo respete, pero siguen persistiendo temores e incertidumbre.

Esos camiones que hacían sonar la diana se podían escuchar en distintos puntos de la ciudad hasta pasadas las 6:00 de la mañana (1030GMT), cuando debían abrir los centros, y cesaron sus recorridos una vez comenzó en firme la jornada comicial.