La famosa celebración de la cerveza en Múnich, el Oktoberfest, llega a su fin después de que aproximadamente 6,4 millones de visitantes consumieron cerca de 6,9 millones de tarros de litro de cerveza bávara, algo así como 14,6 millones de pintas.

Los organizadores del evento se dijeron muy satisfechos con la edición de este año, que inició el 22 de septiembre y termina el domingo, si bien el número de visitantes es menor que el del año pasado.

El director del festival, Dieter Reiter, dijo que eso se debió a que el espacio para el festival se redujo para incorporar una feria agrícola que se realiza cada cuatro años, reportó la agencia de noticias dapd. En 2011, el Oktoberfest atrajo a cerca de 6,9 millones de visitantes, que consumieron más de 7 millones de litros de cerveza.

El Oktoberfest atrae a visitantes de todo el mundo, y muchos de ellos usan la vestimenta tradicional bávara.

"Desde un punto de vista estrictamente visual, hay sólo bávaros", dijo Reiter.