Un tibetano falleció después de prenderse fuego para protestar contra el dominio de China sobre la región del Himalaya, dijo un grupo defensor de los derechos humanos, en un nuevo caso de los tibetanos que han recurrido a la inmolación como una forma de disentir.

Sangye Gyatso, de 27 años y padre de dos niños, exigió libertad de religión y expresión en el Tíbet y el regreso del Dalai Lama, el exiliado líder espiritual de los tibetanos, durante una protesta en la que luego se prendió fuego el sábado en la provincia de Gansu, en el noroeste de China, dijo el grupo Free Tibet en un comunicado.

El hecho ocurrió aproximadamente al mediodía cerca de un monasterio a las afueras de Tsoe, conocido como Hezuo en chino, dijo el grupo con sede en Londres.

Un hombre de la oficina de propaganda de la Prefectura Autónoma Tibetana de Gannan dijo que no tenía información sobre el incidente reportado. Las llamadas de la AP a la policía local no fueron respondidas de inmediato. Es casi imposible la verificación independiente sobre acontecimientos y condiciones en el Tíbet debido a restricciones para viajar al lugar.

"La protesta de Sangye Gyatso demuestra la absoluta determinación de los tibetanos de obtener su libertad, sin importar cuál pueda ser el costo personal", señaló en un comunicado a última hora del sábado Stephanie Brigden, directora de Free Tibet.

Según Free Tibet, más de 50 tibetanos se han prendido fuego en China desde 2009 para protestar contra el dominio chino.