Solemia, montado por el veterano jockey francés Olivier Peslier, contradijo todos los pronósticos al ganar el domingo sobre la línea el clásico hípico Arco de Triunfo.

Es el cuarto Arco que gana Peslier pero el primero en catorce años.

Orfevre no se vio favorecido en las gateras al partir desde afuera en el decimoctavo carril, pero el purasangre japonés se disparó faltando 300 metros y pareció que le arrebataría el primer lugar a Solemia, aunque este ganó por medio cuerpo.

Solemia apenas estaba 33-1 en las apuestas.

Peslier, de 39 años, había triunfado en el clásico hace 14 años con Sagamix, después de haberlo ganado otras dos veces con Peintre Celebre en 1997 — estableciendo un récord que duró hasta que Danedream lo superó el año pasado — y Helissio en 1996.

El entrenador de Orfevre, Carlos Laffon-Parias, se manifestó conforme con el desempeño de su animal y no escatimó elogios para el ganador. "A veces el jockey puede establecer la diferencia, y Olivier Peslier es el que ganó la carrera".

Orfevre estuvo en la zaga del pelotón durante buena parte de los 2.400 metros, pero el jockey Christophe Soumillon apuró la marcha y su caballo, que también ganó el Prix Foy el mes pasado, se lanzó con todo.

Sin embargo Peslier apeló a toda su experiencia y, cuando Orfevre parecía alcanzarlo, atacó justo a tiempo para negar al japonés otra victoria.

Masterstroke, 11-1, terminó en tercer lugar, delante de Haya Landa.

Danedream fue retirado pocos días antes de la carrera cuando sus establos en Alemania fueron puestos en cuarentena debido a un brote de infección equina.

Otro favorito en los papeles era Camelot, conducido por Frankie Dettori, tres veces ganador del Arco. Pero el potrillo de tres años apenas terminó séptimo.