Sebastien Loeb se coronó campeón mundial de rally por novena vez consecutiva al triunfar el domingo en el Rally de Francia.

El piloto francés solo necesitaba llegar antes de su compañero en Citroen, Mikko Hirvonen, de Finlandia, para asegurar la nueva corona sobre su testa.

Aunque Loeb condujo cuidadosamente durante las seis etapas de la jornada, ya había establecido una cómoda ventaja, y Hirvonen no pudo más que llegar tercero detrás de otro finlandés, Jari-Matti Latvala.

Loeb llevaba 54 segundos de ventaja sobre Hirvonen al comenzar la jornada del domingo y pareció conformarse con mantener esa diferencia. Loeb había ganado cuatro etapas el viernes y sábado, pero el domingo no ganó ninguna.

El campeón, de 38 años, no anticipa correr más de cinco rallies en la temporada próxima mientras se prepara a hacer la transición para una nueva carrera en Citroen en World Touring Cars.

Loeb empezó flojo cuando terminó las dos primeras etapas en séptimo lugar y la tercera en sexto.

Hirvonen redujo la brecha a 44 segundos, pero no pudo acortarla más durante la velada.

El belga Thierry Neuville ganó cinco de las seis etapas del domingo en su Citroen, y el estoniano Ott Tanak ganó la otra con su Ford.