Mediante un voto de censura, el Parlamento de Libia destituyó el domingo al nuevo primer ministro, el revés más reciente a las esperanzas de que las diversas facciones del país pudieran concertar un gobierno dedicado a la restauración de la estabilidad tras la guerra civil de 2011.

Mustafa Abushagur fue el primer premier elegido tras el derrocamiento en 2011 del dictador Moamar Gadafi. Abushagur representaba una rama del movimiento opositor antigadafista más antiguo del país y fue considerado un candidato viable tanto para liberales como para islamistas.

Sin embargo, la propuesta de gabinete de Abushagur fue anulada por una legislatura que representa a decenas de tribus divididas, poblados y regiones en todo el país, donde diversos sectores se sienten merecedores del botín de la victoria sobre Gadafi.

Bajo diversas presiones, Abushagur fue obligado a retirar su primera propuesta de gabinete. Su segunda propuesta devino en su remoción.

En una declaración breve a la televisora libia al-Wataniya tras el voto de censura, Abushagur dijo que respetaba la decisión del Congreso Nacional como parte de la democracia del país, pero advirtió que podría haber inestabilidad si demora demasiado la elección de su sucesor.

"Debe haber celeridad en la elección del (nuevo) primer ministro y la formación del gobierno para que el país no caiga en un vacío (de poder)", aseveró.

Abushagur tenía 25 días en el cargo tras su elección el 12 de septiembre por parte del Parlamento. Debía integrar un gabinete que recibiera la aprobación legislativa, pero el plazo expiró el domingo.

Con una votación de 125-44 y 17 abstenciones, el Congreso aprobó la remoción de Abushagur como primer ministro. Abushagur sólo había presentado el domingo 10 nombres para cargos ministeriales importantes cuando se efectuó el voto de censura.

Mientras el Parlamento elige al sustituto, el legislativo quedará a cargo de la dirección del gobierno de Libia. En las próximas semanas, el Congreso elegirá a un nuevo primer ministro.