El japonés Kei Nishikori fue profeta en su propia tierra al ganar el domingo el Abierto de Japón.

Nishikori, octavo cabeza de serie, derrotó en la final al canadiense Milos Raonic 7-6 (5), 3-6, 6-0.

La victoria dio al tenista de 22 años su segundo título en el circuito de la ATP y el primero en más de cuatro años.

El nipón, decimoséptimo en el escalafón mundial, deleitó al público que colmó el Coliseo Ariake.

"Haber ganado este torneo en Japón es una ocasión muy feliz", comentó Nishikori, primer japonés que se impone en el certamen en sus 41 años de historia.

"Ojalá hubiera empezado a sacar mejor", dijo por su parte Raonic, sexto cabeza de serie. "El descifró muy bien mi saque desde el comienzo, lo que habitualmente no sucede".

Nishikori eliminó el sábado a Marcos Baghdatis en dos sets para asegurarse su pase a la final. Su único título en la ATP había sido en Delray Beach, Florida, cuando apenas tenía 18 años.

Raonic ganó dos torneos este año: Chennai (India) y San José, California.