El presidente filipino Benigno Aquino III anunció el domingo que su gobierno llegó a un acuerdo preliminar de paz con el mayor grupo de rebeldes musulmanes en el país, en un logro importante para terminar con una insurgencia de varias décadas.

El convenio es un plan de acción para establecer una nueva región autónoma que sería administrada por la minoría musulmana en el sur del país donde predomina el credo católico, dijo Aquino III en un mensaje transmitido por televisión a toda la nación.

El acuerdo fue alcanzado en negociaciones maratónicas entre el gobierno y el Frente Moro de Liberación Islámica en Malasia, país que organizó las conversaciones.

El acuerdo podría ser firmado durante los próximos días en Manila. Presenta los principios generales sobre asuntos relevantes, como el nivel de las autoridades, los ingresos y el territorio de la región musulmana. De seguir todo por buen camino, podría alcanzarse en 2016 el acuerdo definitivo de paz.