Drew Brees impuso marca en la NFL al llegar el domingo a 48 partidos consecutivos con pase para anotación y superó la que pertenecía desde hace medio siglo el quarterback Johnny Unitas, quien figura en el Salón de la Fama.

Brees, de los Saints de Nueva Orleáns, logró el récord con un pase de 40 yardas a Devery Henderson en el encuentro contra los Chargers de San Diego.

Tras completar este lanzamiento, Brees corrió hasta la zona de anotación para saludar a Henderson, quien incidentalmente usa el mismo número 19 de Unitas con los Colts de Baltimore.

El resto de los jugadores de la ofensiva de Nueva Orleáns corrieron como enjambre tras Brees para celebrar la hazaña. Brees tomó el balón y se fue a la orilla del campo para continuar recibiendo las felicitaciones.

Unitas logró su marca entre 1956 y 1960 y nadie se había acercado a 10 partidos hasta que Brees comenzó a hacerlo desde finales de la campaña pasada. Tom Brady acumula la tercera racha más prolongada en esta estadística y la amplió el domingo a 37 encuentros en la victoria sobre Denver.

El entrenador Sean Payton, el entrenador adjunto en jefe Joe Vitt y el gerente general Mickey Loomis — todos suspendidos por una investigación de la NFL sobre recompensas a jugadores que lesionaran a contrarios — asistieron a la celebración.

Brees había solicitado a la NFL permiso para que se les permitiera asistir al partido. El hijo de Unitas, Joe, también estuvo presente.

Ante su marcha prolífica en el juego, Brees apuntaba a superar la marca de Unitas en el encuentro.

Además, lanzó un pase elevado hacia casi el final de la zona de anotación en el segundo cuarto que se convirtió en la 50ma atrapada de balón para touchdown de Marques Colston, quien empató la marca que Joe Horn logró en 2006 en el equipo.