El arquero estadounidense Brad Friedel perdió su titularidad para un partido de la Liga Premier por primera vez en más de ocho años cuando fue designado a la banca de suplentes para el partido de Tottenham del domingo contra Aston Villa.

El capitán de la selección francesa, Hugo Lloris, fue escogido en vez de Friedel, de 41 años, poniendo fin a la serie de 310 partidos consecutivos en la división superior del fútbol inglés que había comenzado en mayo del 2004.

El técnico de los Spurs, Andre Villas-Boas, contrató a Lloris procedente el Lyon por 10 millones de euros (12,6 millones de dólares) en el último día del período de transferencias, pero mantuvo a Friedel durante la primera parte de la temporada debido a que el ex internacional tuvo una serie de sólidas actuaciones.

Hasta ahora, Lloris se conformaba con partidos de la Liga de Europa.