La fiscalía de Bolivia investiga a tres agentes antinarcóticos por secuestro, extorsión y homicidio luego de que asesinaran a tiros a un supuesto narcotraficante y a un amigo de éste, se informó el domingo.

El fiscal Rolando Salvatierra dijo que abrió cargos en contra de tres policías que el viernes provocaron un tiroteo en una estación de venta de combustibles en Warnes, población a 500 kilómetros al este de La Paz.

Freddy Quelca Llanos, Edén Rodolfo Nina y Freddy Apaza Alegría, de quienes no se mencionó su grado, aguardaban el domingo una audiencia ante un juez.

En su día libre el viernes, los tres agentes de inteligencia de la fuerza antidrogas supuestamente secuestraron al agricultor Jorge Tórrez Tejerina para exigirle el pago de 20.000 dólares a cambio de no denunciarlo, según las investigaciones policiales.

Tórrez, sospechoso de traficar con cocaína, fue muerto por disparos en la cabeza cuando se encontraba en un vehículo custodiado por sus supuestos captores. También fue muerto ese día con otro disparo en la cabeza el ex policía Darío Alejandro Rojas Flores, quien había llegado al lugar para interceder por Tórrez.

Los policías sospechosos fueron detenidos por otro grupo de agentes tras el tiroteo, informó el jefe policial coronel Miguel Gonzales.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo que los tres detenidos son investigados por "plagio y extorsión".

Este no es un caso aislado. Varios policías fueron denunciados y dados de baja en los últimos meses por proteger a narcos, extorsionarlos y secuestrar cocaína para venderla por su cuenta.

El general René Sanabria, ex jefe de la fuerza antidrogas y asesor del actual gobierno en tareas de inteligencia antinarcóticos, cumple una condena de 17 años de prisión en Estados Unidos por introducir cocaína a ese país.

En tanto, el ex teniente Julio René Navía está preso en un penal de La Paz acusado de liderar una sangrienta banda de narcotraficantes tras dejar la policía.