El campeón mundial Nueva Zelanda atacó con precisión clínica para vencer el sábado a Sudáfrica por 32-16 y conquistar invicto el Primer Campeonato de Rugby entre las potencias del hemisferio sur, que incluyó también a Australia y Argentina.

Los neocelandeses, que ganaron todos sus seis partidos y ya se habían asegurado el título antes de jugar, remontaron una desventaja de 10-0 apoyando cuatro tries en 25 minutos para su decimosexta victoria consecutiva. Sudáfrica no pudo anotar un solo punto en el segundo tiempo.

Los tries de Nueva Zelanda fueron de Sam Whitelock, Aaron Smith, Ma'a Nonu y Conrad Smith, a los que se agregaron tres conversiones, un penal y un drop gol de Daniel Carter. Para Sudáfrica, Bryan Habana apoyó un try, Johan Goosen contribuyó con una conversión y un penal, y Elton Jantjies otros dos penales.

"Estoy muy orgulloso de los muchachos esta noche", se entusiasmó el capitán de los All Blacks Richie McCaw.

Sudáfrica concluyó su primera temporada en el hemisferio sur bajo la dirección del técnico Heyneke Meyer con dos victorias, tres derrotas y un sorpresivo empate en Argentina.

"Es difícil contra un equipo de calidad como Nueva Zelanda", comentó Jean de Villiers. "Con este equipo mostramos signos de potencial, pero es difícil hacerlo a lo largo de los 80 minutos".