El secretario de Defensa Leon Panetta dijo el viernes que Estados Unidos ha entrado en una nueva era en América del Sur y que ya no es el único proveedor de seguridad en el continente.

Al llegar a Perú, Panetta planea ofrecer el envío de expertos en seguridad estadounidenses a Lima para ayudar a que el país mejore su planeación militar. Asimismo, se reunirá con los responsables de defensa de todo el continente en Uruguay, donde revelará un nuevo programa para mejorar la coordinación de la ayuda sobre desastres en la región.

Al hablar el viernes ante reporteros que lo acompañaban en el viaje, Panetta dijo que una meta más amplia de Estados Unidos es colaborar con naciones de la región para ayudarles a desarrollar sus capacidades militares y proveerse su propia seguridad. Los temas clave son el antiterrorismo y la lucha contra el tráfico de personas y de drogas.

Este es su segundo viaje a América del Sur en el año, mientras Panetta trabaja para expandir la cooperación militar de Estados Unidos en la región y construir una relación que también pueda ayudar a apuntalar los intereses estadounidenses en la región Asia-Pacífico.

El ofrecimiento a Perú será la oportunidad de participar en un programa de asesoría que permita enviar un experto estadounidense a ese país durante uno o dos años para colaborar en la planeación, presupuesto, procedimientos y entrenamiento. Un funcionario de defensa que viaja con Panetta dijo que mientras el secretario hará el ofrecimiento oficial, los dos países han discutido el programa y Perú ha expresado su interés en expandir su programa actual de intercambio con Estados Unidos.

Panetta luego viajará al puerto Punta del Este en Uruguay para reunirse con ministros de Defensa de Canadá y otros países de América. Los ministros tomarán los primeros pasos para establecer una nueva base de datos que ayude a organizar y coordinar la ayuda humanitaria en caso de desastres en la región.

La base de datos permitiría que todos los países identifiquen el tipo de ayuda que pueden suministrar y que las naciones receptoras puedan escoger a fin de evitar la duplicación y atender de manera más eficiente las necesidades urgentes.

Según funcionarios, a pesar de que se ha enviado mucha a Haití, no estaba bien coordinada y había mucha que se duplicaba.

En su visita a principios de año a Colombia, Brasil y Chile, Panetta subrayó la importancia de esos países como socios militares en el Pacífico, donde China desafía la influencia estadounidense en varias naciones. El crecimiento de esas relaciones, dijeron los funcionarios, contribuirá sin duda a favorecer los vínculos económicos y políticos de Estados Unidos en toda América del Sur.