Honda retirará de las calles y reparará su vehículo modelo CR-V del año 2002 al 2006 ante la posibilidad de que un interruptor eléctrico en el lado del conductor pueda fundirse y causar un incendio.

La Administración Nacional de Carreteras y Seguridad en el Transporte dijo que los propietarios deberían estacionar sus CR-V hasta que Honda complete las reparaciones.

El problema afecta a unos 268.000 vehículos. Honda advirtió que la lluvia u otros líquidos podrían entrar por la ventanilla abierta del conductor y el interruptor maestro en la portezuela. De ocurrir, el dispositivo podría recalentarse y fundirse, causando un incendio.

Honda Motor Co. indicó que no hubo heridos ni accidentes relacionados con el defecto, aunque fueron denunciados cuatro incendios.

La empresa se pondrá en contacto con los propietarios el próximo mes y reparará los vehículos gratuitamente.