El mayordomo del pontífice Benedicto XVI fue encontrado el sábado culpable de robar documentos papales privados y de filtrarlos a un periodista, por lo que fue sentenciado a 18 meses de cárcel.

El juez Giuseppe Dalla Torre leyó el veredicto en voz alta una hora después de que el grupo de tres jueces del caso había comenzado a deliberar sobre la suerte de Paolo Gabriele.