La evolución física de central del Barcelona Gerard Piqué marca las horas previas al clásico de la liga española de fútbol que disputarán este domingo el Barsa y el Real Madrid en feudo catalán.

Los locales, cómodamente situados en la cima de la clasificación con 18 puntos y ocho de ventaja sobre el gran rival blanco, aspiran a seguir perfectos en el campeonato con su séptimo triunfo en siete fechas, lo que supondría el récord histórico del club.

Para ello el técnico Tito Vilanova espera recuperar a Piqué, titular habitual pero inactivo en partidos y entrenamientos desde el 19 de septiembre, cuando se lesionó el pie izquierdo en partido de la Liga de Campeones frente al Spartak de Moscú.

El zaguero finalmente se ejercitó en la tarde del sábado pero esperara a la sesión matutina del mismo domingo antes de tomar una decisión sobre su participación en el clásico. Si el diagnóstico es negativo, la defensa formaría probablemente con dos mediocampistas reconvertidos: Alex Song y el argentino Javier Mascherano.

"No soy partidario de infiltrarle porque puede tener consecuencias más adelante. Dependerá de su pie y lo decidiéremos mañana. No podemos ir contra la naturaleza", dijo este sábado Vilanova, quien quiso rebajar la euforia del bando azulgrana. "Tienen una plantilla buenísima que ha costado muchos más millones que la del Barsa. Ganarles siempre es imposible. La racha que tuvimos de tantas victorias seguidas no es normal".

Recuperado Andrés Iniesta, Vilanova también deberá buscarle acomodo en el once, con lo que Cesc Fábregas, Pedro Rodríguez, David Villa, Cristian Tello y el chileno Alexis Sánchez se disputan los dos puestos atacantes junto al argentino Lionel Messi.

Aparentemente aparcada la polémica entre el defensor Sergio Ramos y el timonel José Mourinho, el Madrid espera iniciar su remontada en la tabla clasificatoria con un triunfo que reduzca la desventaja respecto al Barsa a cinco puntos. Un margen de 11 en caso de victoria azulgrana sería un golpe importante a la moral madridista cuando apenas se ha disputado el primer tramo de campeonato.

No se anticipan sorpresas en la retaguardia "merengue" ni tampoco en el doble pivote del medio campo, a menos que Sami Khedira, con molestias físicas, acabe cediendo su lugar a Michael Esssien.

Pero Mourinho sopesa dar un golpe de efecto en el Camp Nou con la posible reaparición del brasileño Kaká, que anotó una tripleta en el amistoso con el Millonarios colombiano y tuvo un buen desempeño el miércoles, en la goleada por 4-1 sobre el Ajax.

Arriba, la duda reside entre Karim Benzema y el argentino Gonzalo HIguain para acompañar a su compatriota Angel Di María y a Cristiano Ronaldo.

Benzema fue titular en Amsterdam y anotó un golazo, pero solo Mourinho sabe si el partido sirvió de rodaje al francés o, por el contrario, reservó al argentino con vistas al clásico.

"Tengo confianza total en mi equipo. Los jugadores han entendido que era obligatorio cambiar y estar más concentrados. Han cambiado el chip y así es más fácil que nos pasen cosas buenas", declaró este sábado Mourinho. "Nuestra preocupación es jugar bien para recuperar nuestro nivel de campeones y estamos mejorando. Los dos llegamos iguales al clásico".