El presidente Rafael Correa aseguró el sábado que prohibió las extradiciones a Estados Unidos por considerar que no hay reciprocidad del país norteamericano ante los pedidos realizados de la nación andina.

"Yo he prohibido las extradiciones a Estados Unidos por una sencilla razón: Estados Unidos no nos ha extraditado ni una de las personas que hemos pedido, entre ellos, no el único pero si el caso más emblemático, el de los banqueros Isaías", reclamó Correa en alusión a los hermanos banqueros William y Roberto Isaías Dassum.

"¿Por qué le tenemos que extraditar, entonces, enseguida, a la gente nos pide?", preguntó el mandatario en su programa sabatino de radio y televisión "Diálogo con el presidente".

Los banqueros Isaías Dassum residen en Estados Unidos desde 2001. La Corte Nacional de Justicia de Ecuador los sentenció recientemente en ausencia a ocho años de prisión, luego de 13 años de un juicio en el que se los acusó de peculado.

Aunque el proceso continúa en otras instancias, la Fiscalía inició los trámites para el pedido de extradición. Estados Unidos no atendió una solicitud previa aduciendo que no había sentencia en firme.

Los hermanos Isaías fueron propietarios del quebrado Filanbanco, que al igual que otras 40 entidades, se cerraron por falta de liquidez en una de las crisis financieras más importantes que vivió el país en 1999.

Correa hizo estas declaraciones al recordar el caso del estadounidense Jack Daniel Malone, quien fue deportado a esa nación en febrero de 2012 y cuya salida del país calificó como un "atentado a la soberanía".

"Se ha deportado un ciudadano cuando Estados Unidos no nos extradita a los banqueros más corruptos", añadió.

Según relató el mandatario, Daniel Malon, un ciudadano requerido por la justicia norteamericana, residía desde hace 20 años en Ecuador, en la zona costera de Montañita, en la provincia de Manabí, cuando fue detenido durante un operativo de cuya legalidad sospechó y en el que se determinó el uso ilegal de documentos, puesto que suplantaba la identidad de su hermano.

La autoridad competente, "sin autorización del ministerio de Interior", comunicó la captura al consulado estadounidense, y cuatro días más tarde Malon fue deportado. No se especificó el delito por el cual era requerido.

Correa aseguró que dicha deportación fue un "atentado a la soberanía".

"Esta fue una orden de la embajada (de Estados Unidos) que agenciosos policías enseguida cumplieron... y no lo vamos a permitir", agregó. "Se ha cometido una injusticia y se ha demostrado entreguismo", acotó.

El mandatario afirmó que Daniel Malon no había cometido delito alguno en Ecuador, donde sus años de residencia demostraban que "estaba rehabilitado".

Correa informó que el intendente de policía que realizó la deportación fue despedido.

Daniel Malón tiene una hija ecuatoriana que tiene actualmente 22 años.