Patsy Bivins ha estado intranquila desde que se enteró que el esteroide que le inyectaron para mitigarle un dolor crónico en la espalda podría haber venido con algo que amenaza a su vida.

De momento, todo lo que puede hacer la mesera jubilada de 68 años es esperar, atenta al posible desarrollo de los síntomas de una forma rara de meningitis fúngica que, según las autoridades de salud, ha hecho enfermar a más de 60 personas en nueve estados.

Los síntomas incluyen fuerte dolor de cabeza, fiebre, rigidez del cuello, dificultad para caminar y agravamiento del dolor de espalda. Centenares o quizá millares de personas más podrían estar en el mismo caso que Bivins.

El viernes, Bivins fue al médico apenas se había tomado su primera taza de café, con la expectativa de superar la angustia que le había causado enterarse el día anterior que podría estar en peligro. Bivins recibió la indicación de que no era necesario hacerse exámenes a menos que desarrollara síntomas.

"No estoy segura de coincidir con eso", dijo el viernes Bivins en entrevista telefónica con The Associated Press. "Debería haber alguna forma para que le digan a uno antes de que tenga los síntomas. A decir verdad, esta situación me puso peor que antes", agregó.

Las autoridades sanitarias federales dicen que han muerto siete personas por el brote raro de meningitis que azota a varios estados del país. Las autoridades temen que miles de personas más hayan estado expuestas a la infección.

En cifras actualizadas que difundió el sábado en su página de internet, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dijeron que el brote ha afectado a más de 60 personas en nueve entidades.

Los CDC dijeron que el brote se ha propagado mediante las inyecciones del esteroide fabricado por una farmacéutica especializada en Massachusetts. Los inspectores encontraron que al menos una ampolleta de la sustancia estaba contaminada con el hongo. Se desconoce cómo fue que el hongo llegó al esteroide, utilizado generalmente para tratar dolor de espalda. Sin embargo, las autoridades indicaron a los profesionales de la salud que no utilicen ningún producto fabricado por esa empresa.

A la fecha, el gobierno ha identificado unas 75 instalaciones en 23 estados que recibieron las ampolletas, cuyo retiro del mercado se ordenó. Se desconoce cómo fue que tantas personas adquirieron la enfermedad, aun cuando las autoridades aseguran que el hongo no se transmite de persona a persona.

Minnesota y Ohio son los últimos dos estados que han informado de casos confirmados que se relacionan con el esteroide.

Los CDC solicitaron a las clínicas y médicos que identifiquen de inmediato a quienes hayan podido haber estado expuestos a la infección. Las autoridades de Salud maniobran a toda prisa para notificar a los que hayan recibido la inyección del esteroide contaminado.

___

Schreiner reportó desde Louisville, Kentucky. La periodistas de The Associated Press Lindsey Tanner colaboró para este despacho.