Grecia se quedará sin dinero a finales de noviembre si no recibe el próximo desembolso programado en sus préstamos de rescate, advirtió el primer ministro Antonis Samaras, citado el viernes por un periódico alemán.

Samaras se manifestó confiado en que el dinero llegue a tiempo en una entrevista con el periódico Handelsblatt, pero consideró que es muy difícil" establecer las nuevas reducciones en las pensiones y salarios que solicitan los inspectores de la deuda nacional.

Grecia ha dependido desde mayo de 2010 de los rescates financieros ofrecidos por acreedores internacionales, que están perdiendo la calma. A cambio del rescate, ha impuesto un punzante programa de austeridad con frecuentes recortes en salarios, aumentos en impuestos e incrementos en la edad para el retiro.

Los delegados de la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo — la llamada "troika" — están en Grecia evaluando los progresos del país en el cumplimiento de los términos para la recepción de la ayuda.

A la pregunta de cuánto tiempo podría resistir Grecia sin ese desembolso, Samaras dijo — según el periódico — que "hasta finales de noviembre" y agregó: "Entonces la caja (registradora) estará vacía".