El gobierno peruano mostró el viernes una colección de rocas que contienen en su superficie microfósiles considerados los más antiguos de Perú y que fueron devueltos al país tras permanecer bajo estudio en Marruecos y España por 47 años.

"Los fósiles son importantes para Perú por ser la clara evidencia de la vida primitiva en territorio peruano", sostuvo César Chacaltana, coordinador del área de paleontología del Instituto Geológico Minero Metalúrgico de Perú (Ingemmet).

Las rocas muestran los microfósiles de conodontos y graptolitos, organismos marinos que habitaron en el periodo ordovícico hace 465 millones de años, dijo a la AP el geólogo español Juan Gutiérrez, quien estudió la colección.

De los conodontos sólo quedaron fosilizados una especie de hilera de dientes que en total son mucho más pequeños que un milímetro, precisó Gutiérrez, investigador de la agencia española Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Las 36 rocas planas de la colección fueron recogidas en 1965 de las montañas de la provincia de Carabaya, región sureña de Puno, por el renombrado geólogo francés Maurice Mattauer. En 1995 Gutiérrez las obtuvo para su investigación en Madrid.

Gutiérrez, quien llegó a Lima por un convenio de investigación científica con Ingemmet, dijo que se conoció la antigüedad de los fósiles de 465 millones de años por medio del método "del uranio-plomo".

"Muchas de estas rocas contienen microcristales que han venido de la ceniza volcánica de un mineral llamado circón al cual, dándole un disparo con rayo láser, también se puede saber la antigüedad de la roca", añadió.

Gutiérrez, un experto mundial del periodo ordovícico, dijo que Puno formó parte de un fondo marino que "correspondía al desaparecido continente Gondwana, que emergió a la superficie conforme la tierra evolucionó".

Chacaltana dijo que el Ingemmet exhibirá los fósiles en un museo local la próxima semana.