El grupo guerrillero de izquierda Ejército del Pueblo Paraguayo atacó con artefactos explosivos de fabricación casera una radioemisora del norte del país produciendo sólo daños materiales, informaron las autoridades.

Javier Ibarra, viceministro de Seguridad del Ministerio del Interior, dijo en conferencia de prensa el viernes que el Ejército del Pueblo Paraguayo "es una banda de cobardes porque atacó a un medio de prensa poniendo en riesgo a los periodistas y otros funcionarios".

Agregó que "los criminales dejaron un panfleto responsabilizándose del hecho y justificando el ataque señalando que la prensa en forma sistemática se ha dedicado a publicar las recompensas que el gobierno ofrece por la captura de sus integrantes".

Ibarra aseguró que se mantiene vigente la recompensa de un millón de dólares para quien brinde información que conduzca a la captura de los principales líderes de la agrupación rebelde.

"Los periodistas no tienen la culpa de que el gobierno utilice los medios para ofrecer la recompensa", acotó.

Dos bombas de tipo molotov explotaron en el interior de la estación radial de amplitud modulada Pájaro Campana, del pueblo Horqueta, departamento de Concepción, a 440 kilómetros al norte de Asunción.

Un tercer artefacto disimulado en una lata de frutas en conserva colocado en la base de la antena de transmisión fue desactivado por especialistas de la policía, según imágenes transmitidas el viernes por el canal 4 de televisión de Asunción.

César Rojas, propietario de la radioemisora, comentó en conferencia de prensa que "me llama la atención el ataque porque nuestras programaciones son únicamente de entretenimiento".

Otro párrafo del panfleto, reproducido por los diarios de Asunción, advierte a los periodistas que "si ustedes no paran con su campaña sucia, pueden considerar esto como el inicio de nuestros ataques".

Recientemente, el Ejército del Pueblo Paraguayo difundió en cinco partes un video con largas presuntas entrevistas de sus dos principales líderes: el comandante Osvaldo Villalba y su lugarteniente Manuel Cristaldo Mieres, explicando las razones por las que resolvieron emprender la lucha armada "contra los oligarcas y ricos" de Paraguay.

Antes de constituirse como una agrupación guerrillera en 2008 dedicándose a los secuestros extorsivos y ataques a puestos policiales y militares, el grupo era una banda de asaltantes de bancos y financieras en el departamento de San Pedro, vecino al de Concepción.