El representante Chris Murphy intensificó su cortejo a los votantes hispanos, una creciente población con la que el demócrata cuenta para ganar una estrecha contienda para el Senado de Estados Unidos.

La campaña de Murphy planea anuncios publicitarios en español y ha indicado que visitará con regularidad los vecindarios habitados por hispanos desde ahora hasta el 6 de noviembre, día de las elecciones generales, con el objetivo de buscar respaldo entre un grupo minoritario que representa 9% del electorado estatal.

Mientras que la población hispana se inclina hacia los demócratas, sus votos por lo general no están comprometidos con Murphy. Más de 71.000 de los 176.700 hispanos registrados en el estado no están afiliados a partido alguno y los líderes comunitarios afirman que les sorprende que tanto el candidato demócrata como su rival republicana, Linda McMahon, no tenido mucho alcance a la población de habla hispana.

Murphy hizo campaña el jueves en un distrito habitado mayormente por hispanos en Hartford, con el alcalde nacido en Puerto Rico Pedro Segarra, y el delegado del territorio del Caribe ante el Congreso, Pedro Pierluisi. Los políticos hispanos lo presentaron en español mientras que saludaba a los propietarios de negocios en el área.

Murphy señala a su contrincante, mejor financiada, como una millonaria que no conoce a la población de su estado, mientras que él busca a los votantes en Connecticut, que tiene una de las mayores tasas de desempleo entre la población hispana en todo el país. Asimismo, en el estado existe la brecha más amplia entre los niveles de rendimiento académico extremos, un reflejo de la disparidad en los ingresos económicos.

"Necesitamos el respaldo de la clase media y de los pobres que tratan de mantenerse a flote", destacó el político.

Un vocero de McMahon dijo que su mensaje para los hispanos es el mismo que para todos los votantes.

Las encuestas estiman que Murphy, que lleva tres mandatos como legislador en representación del noroeste de Connecticut, tiene un margen estrecho con McMahon, a pesar de que el presidente Barack Obama mantiene una amplia ventaja sobre el candidato republicano Mitt Romney en el estado, que se inclina por el Partido Demócrata.

Julián Peláez, natural de Colombia de 49 años, que portaba un cartel en campaña a favor de Murphy frente a su café, dijo que considera que el demócrata se preocupa más por la comunidad hispana.

La secretaria de estado Denise Merrill calculó esta semana que 90.012 hispanos están inscritos como demócratas, en comparación con los 14.449 republicanos. Apenas la mitad de los latinos en edad de votar están registrados para hacerlo y la mitad de ellos de hecho votan, agregó.