Dos personas murieron y nueve resultaron heridos en un enfrentamiento armado en el Valle del Bajo Aguán del Caribe hondureño durante en intento de ocupación de una finca y una planta procesadora de Palma africana por un grupo de desconocidos.

El Coronel Jeremías Arévalo, portavoz de las fuerzas armadas dijo a The Associated Press que "aproximadamente a las 23.00 horas del jueves unos 25 individuos armados se querían tomar una finca y una planta procesadora de palma Africana de la empresa CAICESA". Fue entonces, según Arévalo que "los guardias de seguridad de la empresa pidieron ayuda a la policía y la policía pidió refuerzos al 4 batallón del ejército".

Agregó que "cuando llegaron al lugar, los delincuentes abrieron fuego con el resultado del fallecimiento del Cabo Luis Alfredo Rodríguez Varela y dos soldados heridos de gravedad. También uno de los asaltantes ha resultado muerto y se registran al menos dos policías y cinco guardias de seguridad heridos".

El Valle del Bajo Aguán es el centro de un violento conflicto por la propiedad de la tierra que enfrenta a grupos campesinos con poderosas empresas de palma africana que ha dejado más de 60 muertos, la mayoría de ellos campesinos en los últimos dos años.

El gobierno y los campesinos firmaron un acuerdo en junio por el que las autoridades comprarían varios miles de hectáreas de palma africana a las empresas que operan en la zona con el objetivo de entregárselas a los campesinos. El gobierno aún no ha cumplido con sus compromisos de pago y el conflicto sigue agravándose con tomas de tierras por parte de los campesinos un clima de violencia que se intensifica.

El congreso de Honduras decretó en agosto un desarme parcial en la zona que los campesinos han denunciado por considerar que les deja indefensos ante los guardias de seguridad de las empresas de palma africana. El ejército por su parte, hizo público recientemente que había decomisado 255 armas en la zona.

Hace dos semanas, el abogado Antonio Trejo, que representaba a los campesinos de la zona fue asesinado en Tegucigalpa tras ganar en los tribunales uno de los juicios en los que los campesinos reclaman la propiedad de varias fincas que actualmente ocupan.