Una corte federal de apelaciones en Denver rechazó impedir la extradición de un inmigrante irregular que buscó la protección en Estados Unidos con el argumento de que las autoridades mexicanas perseguían a los homosexuales.

La Corte de Apelaciones del Décimo Circuito dijo en su determinación que existe evidencia de que México apoya los derechos de los homosexuales, y citó hechos como la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo en la capital mexicana.

Efrén Neri García afirma que fue maltratado en México porque es homosexual. Dice que fue atacado por funcionarios cuando estuvo preso en la ciudad occidental de Guadalajara en la década de 1990. Un testigo declaró a las autoridades de Colorado que los hombres homosexuales siguen siendo atacados en Guadalajara y necesitan protección.

La corte de apelaciones no estuvo de acuerdo.

"El Departamento de Seguridad Nacional estableció, debido a la preponderancia de la evidencia, un cambio fundamental en las circunstancias en México, de manera tal que la vida o libertad de Neri García ahora no estaría en peligro como resultado de su orientación sexual", resolvió el tribunal en la decisión difundida el miércoles.

El fallo significa que Neri García aún está en posibilidades de ser deportado.

Roberta Sklar, vocera de la Comisión Internacional de Derechos Humanos de Homosexuales y Lesbianas en Nueva York, dijo el jueves que no existe prueba de que se haya abatido la discriminación en México.

"Los matrimonios entre el mismo sexo en una ciudad no significa que exista igualdad para todos en todo el país y siguen ocurriendo violencia por intolerancia sexual y discriminación", señaló.

El caso fue referido a un juez de inmigración el año pasado después de que un funcionario de asilo determinó que Neri García tenía un temor razonable de persecución o tortura en México.

El juez de inmigración dijo que Neri García demostró que fue perseguido en el pasado en México debido a su orientación sexual, pero consideró que ya no existen esas condiciones.