El vicepresidente Angelino Garzón dijo el viernes que no está interesado en remplazar al presidente Juan Manuel Santos e insistió en que no se dejará practicar un chequeo médico como se lo ordenó el Congreso.

"Tenemos un presidente en ejercicio y tenemos un presidente hasta el 7 de agosto de 2014", aseguró Garzón al referirse a la salud de Santos, quien el miércoles fue operado con éxito de un cáncer de próstata. "Tenemos que rogarle todos los colombianos y todas las colombianas al Dios de los cielos" por la salud del jefe de Estado.

Tres días atrás el presidente del Congreso, senador Roy Barreras, pidió a tres instituciones médicas que evaluaran la salud de Garzón, quien a mediados de año sufrió un accidente cerebrovascular.

Garzón, próximo a cumplir 66 años, fue hospitalizado en la clínica Reina Sofía de Bogotá el 14 de junio debido a una infección urológica de la cual no tuvo complicaciones, pero cuatro días después, mientras estaba internado, sufrió un accidente cerebrovascular por el que debió ser operado. El jueves por la tarde Garzón anunció que no se sometería al chequeo médico solicitado por Barreras con el argumento de que "(hacerlo) sería como prestarme a un golpe de Estado a la democracia".

"Si el presidente de la República... me pidiera que me retirara del cargo de vicepresidente, yo me retiro del cargo de vicepresidente", enfatizó Garzón en una entrevista con la emisora Caracol Radio.

Agregó que " no voy a ser presidente por un golpe de suerte, y si a mí me sacan mañana de vicepresidente porque me negué a conspirar contra la democracia o contra la constitución, pues que me saquen".

Actualmente Garzón se somete a terapias para tratar de superar los problemas motrices que padece tras el accidente cerebrovascular.

El ex sindicalista y ex ministro de Trabajo dijo que "alguna gente que me ha dicho 'préstese que usted eventualmente puede ser el presidente, usted puede ser presidente por cinco días y queda con el título de ex presidente'. Ojalá yo no tenga nunca el título de ex presidente".

Barreras dijo telefónicamente a The Associated Press que la petición a Garzón para que se someta a un chequeo médico no es una "persecución personal" y sostuvo que "nunca (en Colombia) habíamos afrontando el hecho de que el presidente entrara al quirófano y el vicepresidente estuviera enfermo".

La constitución establece que en las faltas temporales del presidente bastará con que el vicepresidente tome posesión del cargo y que en caso de falta absoluta del presidente el vicepresidente asuma el cargo hasta el final del período.

No obstante, analistas y políticos han descartado un eventual vacío de poder en el país a raíz de las enfermedades del presidente y el vicepresidente. "No existe ninguna posibilidad de vacío constitucional en Colombia", ha dicho Barreras porque, en su concepto, "esta alteración médica del presidente es totalmente subsanable porque se detectó a tiempo".

A través de la historia, los presidentes colombianos han gozado de buena salud. De hecho, en más de 200 años sólo uno murió cuando ejercía el poder: Francisco Javier Zaldúa en 1882.