Ecuador deberá indemnizar a la petrolera Occidental en 1.769 millones de dólares a raíz de que la empresa estadounidense se vio obligada a abandonar el país en 2006 acusada de reiteradas violaciones contractuales, según dispuso el viernes el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones.

Ecuador rechazó inmediatamente el fallo, argumentando que "la caducidad del contrato a Occidental fue dictada en cumplimiento de nuestra legislación interna y el contrato vigente".

Occidental operaba el bloque 15, de 200.000 hectáreas en la Amazonia, desde donde producía alrededor del 20% del crudo ecuatoriano (unos 100.000 barriles diarios). La empresa argumentó que desde que llegó al país en 1999 había invertido entre 1.000 y 1.500 millones de dólares.

El Ciadi, organismo del Banco Mundial, señaló en su página de internet que "se otorga a la Demandante (Occidental) una indemnización de 1.769,62 millones de dólares... por los daños sufridos como resultado de los incumplimientos mencionados", además del pago de intereses "a una tasa anual del 4,18%, desde el 16 de mayo de 2006 hasta la fecha del presente Laudo".

Detalló que el pago de las costas judiciales será de responsabilidad de cada parte mientras que el pago de los cargos administrativos del Ciadi serán repartidos equitativamente entre ambas partes.

Ecuador no dio "trato justo y equitativo a la inversión de las Demandantes, al no brindarles a las Demandantes el trato mínimo exigible conforme a derecho internacional", sostiene el laudo.

Añade que Quito violó leyes nacionales e internacionales "al expropiar la inversión de la demandante en el Bloque 15 a través de una medida equivalente a la expropiación".

El fallo se encuentra expuesto en un documento de 350 páginas.

La empresa estadounidense había presentado la demanda por un total de 3.700 millones de dólares ante el Ciadi.

La Procuraduría General de Ecuador, en un comunicado, dijo que "está analizando el laudo con el objeto de definir las medidas que podría tomar frente a esta decisión, sin descartar, por supuesto, una posible anulación".

Agregó que "a pesar de esta decisión... el estado ecuatoriano y sus instituciones ratifican su respeto al ordenamiento jurídico nacional y al derecho internacional".

En mayo del 206 Ecuador dispuso la caducidad o terminación unilateral del contrato que mantenía con Occidental acusándola de violaciones contractuales, cuyo efecto fue la inmediata devolución al estado de las áreas contratadas y la entrega de todos los equipos, maquinarias y otros elementos de exploración o de producción, instalaciones industriales o de transporte, sin costo alguno para Ecuador, además de la pérdida automáticas de las cauciones y garantías.

Entonces Occidental negó firme y reiteradamente las acusaciones, pero como no fue escuchada llevó su caso al Ciadi, un organismo con sede en Washington adscrito al Banco Mundial.