El Banco Interamericano de Desarrollo anunció el viernes la concesión de créditos por 8.000 millones de dólares a países latinoamericanos y del Caribe para programas de ayuda a los pobres que hayan sido afectados por desastres naturales o perjudicados por crisis financieras externas.

El BID, importante prestamista en el financiamiento de proyectos de América Latina y el Caribe, anunció dos nuevas líneas de crédito. Una de ellas, por 6.000 millones de dólares, será destinada a programas que ayudan a gente de escasos recursos afectada por problemas financieros procedentes de otras naciones, como en los casos de altibajos en los mercados bursátiles y crisis bancarias.

La segunda línea de crédito de 2.000 millones de dólares será destinada para cubrir necesidades urgentes provocadas por desastres naturales. Ambas líneas serán accesibles desde el 2012 al 2014.

Veintiséis países de la región pueden solicitar préstamos al BID, con sede en Washington.