El gobierno de Estados Unidos sostiene una nueva batalla en Vieques, la isla puertorriqueña que por décadas fue utilizada por la Armada estadounidense como zona de ejercicios y bombardeos militares.

Actualmente se realiza una limpieza extensiva de Vieques, y la Armada indicó que está cerca de terminar sus labores en un ex vertedero de municiones en la isla. La limpieza sería un hito, pero el plan ha desatado críticas.

El gobierno propone cercar el sitio de 160 hectáreas (400 acres) y declararlo reserva natural, sin limpiar en casi la mitad de la zona los restos generados por años de detonar municiones obsoletas. La Armada estadounidense argumenta que eso representa poco peligro y protege el hábitat.

Sus detractores dicen que la Armada debería limpiar el área completa. El plan sigue bajo revisión y el periodo de opinión pública termina el viernes.