El hombre que ha encabezado durante décadas el movimiento olímpico en Brasil y que ayudó a conseguir la sede de los Juegos de 2016 para Rio de Janeiro prolongaría su gestión a partir de este viernes, pese a las crecientes críticas y acusaciones de actos indebidos.

Carlos Nuzman, cuyo nombre ha sido sinónimo del olimpismo en Brasil desde mediados de la década de 1990, se perfila como ganador de la relección de presidente del Comité Olímpico Brasileño por quinto cuatrienio consecutivo, el viernes, pese a las crecientes exigencias de que deje el cargo.

El ex voleibolista de 70 años es el único candidato en la elección.

La única confederación local que se opone a su candidatura ha presentado evidencias de que miembros del comité irrumpieron en las instalaciones del organismo rival. El legislador Romario alega que hay un posible vínculo entre Nuzman y las irregularidades en la venta de boletos para los Juegos de Rio 2016.

El ministro brasileño del deporte, Also Rebelo, ha dicho que está en contra de que los dirigentes atléticos permanezcan tanto tiempo en el poder. Otros han argumentado que Nuzman no debería ser el dirigente de los Juegos de 2016 y del Comité Olímpico Brasileño en forma simultánea.

Las acusaciones de falta de transparencia y el caso reciente de archivos de Londres 2012, descargados ilegalmente por personal del comité organizador de Río, no abonan a la causa de Numan.

El comité brasileño ha desestimado las críticas y rechazado las acusaciones. Ha defendido a Nuzman de todas las impugnaciones. Una solicitud de entrevista con Nuzman no fue concedida, y las preguntas que se le enviaron por correo electrónico no encontraron respuesta.

Nuzman dijo tener el apoyo de 29 de las 30 confederaciones que votan por la presidencia del comité.

Ha sido jefe del organismo desde 1995 y ha conservado un amplio apoyo interno luego de trabajar vigorosamente para conseguir la sede de los Juegos Olímpicos, que se realizarán por primera vez en Sudamérica. Se trata de un logro que le ganó también reconocimiento en el Comité Olímpico Internacional, del que es miembro desde 2000.

La única fuerza opositora es la confederación brasileña de deportes sobre hielo, cuyo presidente trató de postularse para el cargo de Nuzman pero no pudo hacerlo, luego de que presuntamente no cumplió con algunos requisitos.

Se trata de Eric Maleson, quien enfrenta también investigaciones sobre supuestas irregulardidades y mala administración en su confederación. Afirma que el comité lo persigue.

"Hay necesidad de un cambio drástico al frente del Comité Olímpico Brasileño", dijo Maleson a The Associated Press. "Estos mismos líderes fueron los que convocaron a irrumpir e invadir nuestras oficinas en Copacabana".

___

Tales Azzoni está en Twitter como http://twitter.com/tazzoni