El presidente de Irlanda, Michael D. Higgins, retornó a Chile el jueves 24 años después de haber sido directo observador del inicio del retorno a la democracia al país.

Higgins, quien comenzó una visita a Chile de cuatro días en el inicio de una gira que el domingo lo llevará a Brasil y posteriormente a Argentina, estuvo en este país el 5 de octubre de 1988 como observador internacional del plebiscito con el cual el entonces dictador Augusto Pinochet pretendía entronizarse por otros nueve años en el poder del que se apoderó en 1973. La derrota del dictador permitió la realización de elecciones libres y la asunción el 11 de marzo de 1990 del presidente Patricio Aylwin.

El jefe de Estado irlandés se reunió con el presidente Sebastián Piñera en la sede de gobierno de La Moneda, tras lo cual ambos emitieron una declaración a la prensa en la que Higgins destacó sus lazos con Chile.

Las actividades del jefe de Estado irlandés y su esposa en el país estarán marcadas por su preocupación por los derechos humanos. El viernes visitará el Museo de la Memoria, que recuerda las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la dictadura de Pinochet, y antes de continuar su gira recorrerá la casa museo del Nobel de Literatura Pablo Neruda en la localidad costera de Isla Negra. Higgins, que además de político es un académico y poeta, es un admirador del fallecido vate chileno.

En su discurso, en el que mezcló el inglés con el español, idioma que perfeccionó recientemente en sus vacaciones en España, el gobernante irlandés destacó su experiencia como observador parlamentario en 1988 del plebiscito y su complacencia por el regreso al país y ser "testigo del sobresaliente progreso que ha alcanzado en todas las áreas de la sociedad".

Resaltó también el sostenido y fuerte crecimiento de la economía chilena.

Piñera a su vez señaló la admiración de Chile por el desarrollo alcanzado por Irlanda en diversas áreas y sus deseos de estrechar los lazos con ese país y con la Unión Europea, de la cual Irlanda asumirá su presidencia el año entrante. Manifestó la relación especial de Chile con Irlanda por ser el libertador Bernardo O'Higgins hijo de un irlandés.