Ocho ex agentes de la policía secreta durante la dictadura de Augusto Pinochet, entre ellos su jefe Manuel Contreras, fueron condenados el jueves a penas de entre 6 años y 10 años de prisión por el secuestro y desaparición de cinco ciudadanos uruguayos tras el golpe militar de 1973.

La sentencia en primera instancia fue dictada por el juez de la Corte de Apelaciones de Santiago, Joaquín Billard, informó el Poder Judicial en un comunicado publicado en su página de internet.

Los cinco uruguayos fueron capturados entre septiembre y diciembre de 1973 y trasladados a unidades militares, tras lo cual desaparecieron.

Manuel Contreras, quien desde 1995 cumple condenas a prisión perpetua y por 265 años por decenas de procesos por ejecuciones y desapariciones de personas, fue condenado a 10 años por la detención y secuestro de Julio César Fernández y Nelsa Zulema Gadea Galán. Otros seis recibieron penas de 10 y 6 años.

El magistrado Biillard también dictó sentencia contra el ex militar y ex agente de la policía secreta Mateo Durruty por los secuestros y desapariciones de Ariel Arcos Latorre, Juan Antonio Povaschuk Galeazzo y Enrique Julio Pagadoy Saquieres, también uruguayos. Durruty fue condenado a seis años de cárcel.