Caracas, la capital, y la ciudad occidental de Barquisimeto fueron los escenarios escogidos por el mandatario Hugo Chávez y el opositor Henrique Capriles para cerrar en la jornada sus respectivas campañas electorales para la elección presidencial del próximo domingo y que por ley deben concluir este jueves a la medianoche.

Se espera que Chávez, un teniente coronel en retiro de 58 años, cierre su campaña al final de la tarde en la avenida Bolívar, la más grande del centro de la capital, para luego dirigir un discurso final en las cercanías del Palacio de Miraflores o la sede de gobierno; mientras Capriles hará su manifestación en Barquisimeto a partir de las 17:00 (2200GMT).

Los dos aspirantes han estado toda la semana final de la contienda recorriendo al menos dos distintas localidades por día y bregando fuerte por los votos, solicitando a sus simpatizantes no quedarse en casa y salir a sufragar. Algunos sondeos previos a la elección mostraron a Chávez con una venta de 10 puntos porcentuales, mientras otras lo colocaban casi igual con Capriles, un abogado de 40 años.

Por las leyes electorales venezolanas está prohibido desde una semana antes de la votación la publicación de nuevas encuestas.

En Caracas, desde muy temprano se pudo ver el despliegue de la organización del acto de Chávez en el centro de la ciudad, con al menos dos arterias viales claves cerradas por la policía y la guardia nacional para facilitar el paso rumbo a la avenida Bolívar de cientos de personas con camisas rojas, que llevan pintado por ejemplo, el rostro del presidente o algunas de sus consignas.

Decenas de buses llegados de distintas zonas de la provincia intentaban ingresar al centro también transportando a manifestantes que exhibían tricolores amarillo, azul y rojo como la bandera del país .

El presidente, quien busca el domingo su tercera relección, ha dicho que aspira ganar con al menos 10 millones de votos.

Pero Capriles parece haberle presentado, por primera vez desde que el mandatario se alzó con su victoria inicial en diciembre de 1998, un reto porque ningún otro aspirante en el pasado logró acercarse a los potentes márgenes de intención de voto de Chávez.

En los pasados comicios presidenciales, en el 2006, Chávez logró una segunda relección con 7,3 millones de votos más de tres millones de boletas por encima de su más cercano rival, el candidato opositor Manuel Rosales, con 4,2 millones de boletas, según datos de las autoridades electorales.

Se espera que el mensaje de ambos candidatos en la jornada reitere lo que ha sido el corazón de sus respectivas campañas: Chávez mantiene que si Capriles gana será el retorno de la "ultraderecha" y el "imperialismo", y que eliminará los programas sociales que él implantó para los más pobres, lo que el opositor niega, mientras el joven contrincante asegura que el país se cansó de las promesas incumplidas y los insultos del mandatario y que Venezuela requiere menos discursos y más acción eficiente para encarar problemas como la alta criminalidad e inflación, entre otros.

La tasa de homicidios de Venezuela, un país de 29 millones de habitantes, es de 50 por cada 100.000 habitantes para el 2011, los datos oficiales más recientes y que colocan a esta rica nación petrolera entre las de mayor número de homicidios en América Latina. La inflación en los últimos 12 meses fue de 18,1%, la más alta de la región.

Al menos 19 millones de venezolanos están inscritos para votar este domingo. En Venezuela la victoria se consigue con mayoría simple en una sola vuelta.