Gerardo Bedoya logró que la Comisión de Disciplina de la liga profesional del fútbol de Colombia considerara su apelación y le redujo al volante de Santa Fe de 15 a 11 fechas la suspensión por haber agredido sin balón a Jhonny Ramírez, de Millonarios, en un duelo entre los conjuntos bogotanos.

El ex jugador de Racing Club en Argentina y de la selección colombiana golpeó con el codo el rostro de Ramírez. Además, con su rival tendido en la cancha, le pateó la cabeza. Ramírez pudo terminar el encuentro, mientras que Bedoya fue expulsado.

El incidente se registró el mes pasado en el partido que Millonarios ganó 2-1 por la novena jornada del torneo Clausura.

Santa Fe anunció que no apelaría, pero el jugador lo hizo por su cuenta y se comprometió con la comisión disciplinaria de la Dimayor a desarrollar en las escuelas de fútbol y colegios una campaña de juego limpio.

La comisión le confirmó el miércoles la multa equivalente a 700 dólares.

"Sé que le hice daño a todo el mundo del fútbol con esta acción... fue algo antideportivo", había dicho previamente el temperamental futbolista, e indicó que se puso en contacto con Ramírez para disculparse.

Otro volante, Luis Fernando Mosquera, del Atlético Nacional, fue inhabilitado seis fechas por un gesto obsceno luego que convirtió el gol del triunfo 1-0 ante el Envigado el domingo en la 11ma jornada.