Los 17 países de la eurozona tendrían que establecer contratos vinculantes con la Unión Europea que les obligarían a adoptar medidas económicas y reformas específicas, de acuerdo con nuevas propuestas que aumentarían de forma notable la autoridad y poder del gobierno central europeo.

Las propuestas figuran en un documento preparado por la oficina del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy. Ese organismo está integrado por los líderes de las 27 naciones de la UE y son el punto de partida de la agenda que tratarán este mes en su reunión de Bruselas.

La propuesta plantea además la posibilidad de que los países que cumplan sus promesas reciban cierto tipo de compensación financiera, aunque los detalles no han sido difundidos.