La economía de América Latina y el Caribe crecerá este año 3% y hasta 4% en 2013, reflejando un bajón importante en Argentina y Brasil, pronosticó el miércoles el Banco Mundial.

El economista jefe del BM para el hemisferio occidental, Augusto de la Torre, destacó que aun cuando el PIB muestra una desaceleración respecto al crecimiento del 6% en 2010 como parte de una tendencia a la baja de la economía mundial, la tasa regional de desempleo permaneció el año pasado en 6,5%, cerca de mínimos históricos y casi la mitad del máximo de 11% registrado hace una década.

La desaceleración latinoamericana se debe principalmente a las caídas de Brasil y Argentina, cuyo crecimiento apenas alcanzará 2% en 2012 tras registrar casi 8% el año pasado en Argentina.

De la Torre dijo que la caída en Argentina parece estar relacionada con una "recomposición de las prioridades económicas que ha resultado en medidas orientadas al mercado de divisas, que parecen tener efectos sobre la capacidad de la economía a funcionar normalmente".

El experto señaló que las proyecciones de los precios de cereales para 2013 se perfilan muy positivas, pero el rebote de la economía argentina podría alcanzar apenas un punto debido al impacto del control de cambio aplicado recientemente.

De la Torre atribuyó la caída en Brasil a los límites de crecimiento sin inflación estructurales en su economía, por lo que señaló que el énfasis de las políticas pasará del consumo interno a las inversiones.

Perú (6 y Panamá (8%) se mantendrán a la vanguardia, acompañados por otros que países que crecen por encima del promedio regional tales como Bolivia, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, México, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

De la Torre señaló que además de los causales internos, factores externos como la crisis de la zona euro han incidido en América Latina, pero dijo no poder cuantificar el impacto para los exportadores de materias primas de una caída en la demanda de China.

El economista subrayó que durante la década pasada la región creó más de 35 millones de empleos y que la economía informal descendió en siete de los nueve países que cuentan con estadísticas suficientes para compararlos.

Y también señaló una tendencia regional sin precedentes y única en el planeta de reducción de la inequidad de los ingresos laborales, la cual atribuyó tanto a cambios en la composición de la fuerza laboral como en la remuneración de los empleados según su nivel educativo.

De la Torre dijo que al lograr una estabilización macroeconómica y de la inflación, el hemisferio debería enfocarse en reformas que le permitan conseguir un ingreso alto tras haber recibido durante el último siglo un ingreso equivalente al 30% del percibido por Estados Unidos.

___

Luis Alonso esta en Twitter como http://www.twitter.com/luisalonsolugo