Hace no mucho tiempo, el público desconocía totalmente a los 80 jóvenes del reparto de uno de los musicales más exitosos en Ecuador.

Son ciegos, autistas, tienen síndrome de Down u otras discapacidades. Pero en el escenario, los actores, cantantes y bailarines de "Sueños" trascienden ampliamente sus limitaciones.

"Lo que me gusta de este proyecto es que dignifica a los discapacitados. Por encima de todo, aquellos con problemas intelectuales, que han enfrentado muchos prejuicios", dijo Marisol Núñez, una joven ciega cuya actuación y canto han cautivado a las multitudes.

Núñez perdió la vista de niña a causa de una enfermedad congénita y está entre los miembros más experimentados del reparto.

El musical, que se estrenó hace tres años, está basado en parte en los sueños de jóvenes con discapacidades y es presentado por la organización sin fines de lucro El Triángulo.

Esos sueños son ahora compartidos con miles de personas, y no solamente en Ecuador. Escenas del musical han sido interpretadas por miembros del reparto en Estados Unidos y países de Europa.