Un hombre italiano eludió la seguridad del Vaticano y escaló el domo de 130 metros (42 pies) de la Basílica de San Pedro para protestar contra el gobierno italiano y las políticas de la Unión Europea.

Varios funcionarios dijeron el miércoles que el hombre, quien se identificó como propietario de un centro vacacional de playa, rechazó los ofrecimientos del ministro de gobierno de que hablarían con él si bajaba.

El hombre colgó una manta que decía "¡Ayuda! ¡Basta de Monti!", refiriéndose al primer ministro italiano Mario Monti, quien ha estado implementando duras medidas de austeridad y reformas económicas para reducir la deuda y el déficit de Italia, e impulsar el crecimiento.