El banco malo que gestionará activos inmobiliarios devaluados del sector bancario español estará mayoritariamente en manos del sector privado, dijeron el miércoles autoridades.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, confió en que el 55% de esta sociedad, que se creará en las próximas semanas, esté financiada por empresas privadas locales y extranjeras, y que el 45% restante se complete con capital público.

El banco malo fue una de las exigencias de la Unión Europea para conceder a España un préstamo de hasta 125.000 millones de dólares para sanear su problemático sector bancario. Se trata de una entidad que comprará suelo, vivienda y activos tóxicos vinculados al sector inmobiliario para liberar el balance de bancos en problemas y comercializarlos a precios teóricamente más baratos y acordes a mercado.

De Guindos comentó que el banco malo no comprará viviendas cuyo valor sea inferior a 100.000 euros (125.000 dólares).

Durante una intervención en el Parlamento, De Guindos señaló que la reciente auditoría independiente a la banca evidencia que el 70% del sistema financiero español es solvente y podría resistir ante un escenario económico extremadamente adverso.

El informe realizado por Oliver Wyman estimó que siete bancos españoles podrían necesitar en conjunto 59.300 millones de euros (76.535 millones de dólares) adicionales para recapitalizarse en caso de un grave deterioro económico.

Madrid considera que la petición final de ayuda para su banca estará en torno a los 40.000 millones de euros y no necesitará acudir al total de la asistencia financiera diseñada por Bruselas.