En un episodio inusual en la Liga de Campeones, el partido entre Real Madrid y Ajax fue interrumpido dos veces al transcurrir el primer tiempo debido a que el balón perdió presión.

Ambos incidentes ocurrieron durante un lapso de tres minutos pasada la media hora de juego en el Amsterdam Arena, donde el Real Madrid goleó 4-1 al Ajax por la segunda fecha de la etapa de grupos.

El primer caso se produjo a los 31 minutos, cuando el zaguero madridista Pepe se percató que el balón estaba mal y se lo entregó al árbitro sueco Jonas Eriksson. La misma situación se repitió un partido de minutos después, cuando el delantero Cristiano Ronaldo fue quien advirtió de otro balón sin el aire necesario.