La vida de Carla Morrison ha cambiado radicalmente en tres años, al menos en su faceta artística. La cantautora mexicana ha grabado tres EPs, lanzó un álbum que le valió cuatro nominaciones a los Latin Grammy, se embarcó en una gira internacional y se aseguró un lugar en el Festival Lollapalooza Chile 2013.

Pero en su faceta como mujer, Morrison no nota ningún otro cambio.

"Creo que lo único diferente en mí es que modifiqué mi color de cabello y ahora uso otro color de maquillaje", dijo la intérprete a The Associated Press en tono de broma durante una entrevista realizada el miércoles en la Ciudad de México.

La cantautora originaria de Tecate, en el estado norteño de Baja California, aún se identifica con aquella chica de ojos soñadores que abandonó su ciudad natal con la ilusión de aprender música. En aquella época no se imaginaba que sus canciones de desamor se convertirían en éxitos masivos y que provocarían tremendas catarsis entre el público femenino.

"Comencé como muchos, siendo una adolescente y cantando en una banda de 'covers'. En Tecate tuve dos grupos, Zombras y Revolver, pero era el típico proyecto con el que uno se divertía el fin de semana, cantando en bodas, en fiestas de amigos, mientras uno se emborrachaba. Nada formal", recordó.

Un día empacó una maleta y se mudó a Phoenix, Arizona, con la firme intención de realizar sus estudios universitarios.

"Estuve año y medio en la universidad, pero deserté, simplemente no entendía lo que me enseñaban en la escuela. Aprendí a tocar sola y armé mi proyecto musical en Arizona, luego me regresé a México", contó Morrison, ahora de 26 años.

La vida le sonrió cuando conoció a su colega y amiga Natalia Lafourcade, quien enamorada de su música la invitó a abrir algunos de sus conciertos. La relación y fascinación por la música de Morrison se hicieron tan fuertes que Lafourcade se ofreció a producir su segundo EP, "Mientras tú dormías", de 2010.

"Natalia es un ángel en mi vida. Por eso no entiendo la insistencia de algunos medios de compararme con ella para crear conflicto entre nosotras. Me da risa. Somos muy amigas y es como si me compararan con mi hermana. Hay mucho amor y admiración para ella", afirmó la autora de temas como "Yo sigo aquí" y "Déjenme llorar".

Morrison confirmó que asistirá a la 13a edición del Latin Grammy el 15 de noviembre en Las Vegas, donde se medirá por los premios al mejor disco del año, mejor álbum de música alternativa, mejor canción y mejor canción alternativa por "Déjenme llorar".

"Me honra haber sido nominada, pero los premios son premios y no lo definen a uno en nada", dijo. "Soy una artista independiente y llegar hasta una nominación al Latin Grammy es la prueba de que la honestidad también es premiada. La honestidad, sobre todo contigo misma, también es cool y vende".

___

En Internet:

http://www.carlamorrisonmusica.com/