Un total de 8,7 millones de brasileños lograron salir de la extrema pobreza mediante transferencias de ingreso para familias con niños de hasta seis años de edad, informó el miércoles el gobierno.

    El programa Brasil Cariñoso, lanzado en mayo por la presidenta Dilma Rousseff, busca atender familias en condiciones de extrema pobreza con niños de seis años de edad o menos, al otorgar 70 reales (35 dólares) mensuales por cada integrante. Contempla también la ampliación de cupos en escuelas y guarderías en localidades pobres del país.

    La iniciativa surgió como un complemento de Beca Familia, el programa social más emblemático de Brasil, que permitió a entre 30 y 40 millones de personas emerger de la pobreza e incorporarse a la clase media en la última década. El programa ha sido elogiado internacionalmente y sirvió de modelo para otros países que luchan contra la pobreza.

    "Ya son 2,8 millones de niños de 0 a 6 años que salieron de la miseria. Con ellos salieron también sus hermanos y sus padres, en total 8,7 millones de personas", comentó la ministra de Desarrollo Social, Tereza Campello, en una ceremonia en que disposiciones del programa Brasil Cariñoso fueron transformadas en ley.

    Ese total de beneficiarios incluye a cinco millones de niños y adolescentes, según la ministra.

    Agregó que "la transferencia de ingresos dirigida a familias con niños es tan impactante que redujo en 40% la miseria en Brasil. Esos resultados son recientes y aún no fueron captados por ninguna encuesta, pero ya hicieron diferencia en la vida de millones de brasileños".

    En el inicio de su mandato, la presidenta Rousseff se comprometió a erradicar la miseria extrema del país, que según cálculos oficiales afecta a 16 millones de personas.

    "Estoy segura que si en cinco meses conseguimos estos resultados de reducir la exclusión social de cinco millones de niños y jóvenes, vamos a acelerar la mejoría de la situación de aquel segmento más vulnerable de la población brasileña, que son los niños y jóvenes", declaró Rousseff en la ceremonia.