Miles de guardacostas y policías de frontera se manifestaban el miércoles de forma pacífica en distintos puntos de Argentina en protesta por una reducción de sus salarios que dispuso el gobierno.

Miembros de la Prefectura Naval (guardacostas) asentados en barrios del sur de la capital argentina dijeron a periodistas que han sufrido una reducción de entre el 30 y 60% en sus haberes, debido a un decreto de septiembre que estableció una modificación en la escala salarial en esa fuerza y en la Gendarmería (policía de fronteras).

Los prefectos se reúnen desde la víspera en la entrada principal de la sede de Prefectura Naval donde exhiben pancartas en las que expresan su descontento y exigen entrevistarse con autoridades de la secretaría de Seguridad. Varios manifestantes se quejaron de que los salarios que perciben bajaron de 7.000 a 4.100 pesos (de 1.486 dólares a 870 dólares).

El agente de Prefectura Luis Cabañas dijo a periodistas que si el gobierno no accede a satisfacer "al menos los seis puntos más importantes" del petitorio que presentaron al secretario de Seguridad, Sergio Berni, "el personal subalterno, en actividad y retirados no se va a mover".

"Los que estamos en la calle (protestando) estamos de franco, de licencia o vacaciones", puntualizó.

Entre los puntos del reclamo presentado figura la devolución de los "adicionales" a los salarios que fueron suprimidos a raíz de los cambios en el cálculo de los haberes recogidos en el decreto.

Otros guardacostas con asiento en la ciudad de Comodoro Rivadavia, a unos 1.800 kilómetros al sur de Buenos Aires, se unieron el miércoles a la protesta y se declararon en "retención de servicios y acuartelados". En tanto, efectivos de la ciudad de San Nicolás, a 250 kilómetros de esta capital, se sumaron en las últimas horas al reclamo de sus camaradas en el marco de una protesta "pacífica y sin armas", según dijeron a medios de prensa.

Cabañas indicó que las manifestaciones de los guardacostas se están extendiendo además a unidades de las ciudades de Mar del Plata, Quequén, Zárate, Posadas, Paso de los Libres y La Plata.

La Prefectura Naval informó la víspera que debido a la aplicación del polémico decreto "se produjeron algunas manifestaciones de descontento en sectores focalizados de la institución". Señaló que las autoridades de la fuerza, el Ministerio de Seguridad y el Ministerio de Economía intentaban resolver "eventuales desequilibrios y encontrar una solución apropiada al tema".

En tanto, los policías de frontera que se apostaron ante el edificio central de la fuerza en esta capital reclaman un salario mínimo de 7.000 pesos (1.486 dólares), el "cese inmediato del decreto" y contar con un servicio de salud digno.

En la localidad de Jesús María, en la provincia central de Córdoba, aspirantes a la Escuela de Suboficiales de Gendarmería también se manifestaban en apoyo a los camaradas de Buenos Aires.

El controvertido decreto establece la revisión de "algunos suplementos particulares y compensaciones que percibe el personal con estado militar de gendarme en actividad de la Gendarmería Nacional y con estado policial en actividad de la Prefectura Naval Argentina".

Raúl, un gendarme que no se quiso identificar más que por su nombre de pila, dijo al canal de cable Todo Noticias que el recorte de los sueldos se debe además a que "fueron derogados ítems que se pagaban en negro". Dijo cobrar en la actualidad unos 3.800 pesos (unos 806 dólares) en mano y que sus compañeros reclaman un sueldo básico de 7.000 pesos (1.486 dólares).