Un comandante de Jezbolá y varios de sus milicianos murieron en suelo sirio, informó el martes un funcionario de seguridad de Líbano, un hecho que podría avivar las ya fuertes tensiones sobre el papel del grupo islamista libanés en la guerra civil de sus vecinos.

La reputación de Jezbolá ya se había visto afectada por su apoyo verbal al régimen de Damasco, pero cualquier indicio de que los combatientes del grupo estén participando en las batallas en Siria hace temer que el conflicto pueda expandirse a una lucha más amplia que envuelva a la región.

Jezbolá ha apoyado al presidente sirio Bashar Assad desde que comenzó el levantamiento civil hace 18 meses, incluso después de que el mismo grupo apoyó las revueltas populares en Egipto, Túnez, Libia y Bahrein.

Una eventual caída de Assad sería algo terrible para Jezbolá. Cualquier nuevo régimen de Siria que sea encabezado por una mayoría de suníes probablemente sería mucho menos amistoso — o incluso abiertamente hostil — hacia Jezbolá, que es chií.

Irán sigue siendo el mecenas más importante del grupo miliciano libanés, pero Siria es una ruta de abastecimiento crucial. Sin ella, Jezbolá atravesaría problemas para conseguir dinero y armas tan fácilmente como lo hace ahora.

El levantamiento sirio ha dejado a Assad profundamente aislado, lo que hace que sus aliados restantes, como Irán y Rusia, sean aún más importantes. Durante la reunión de líderes mundiales de la semana pasada en las Naciones Unidas, decenas de gobiernos fustigaron al régimen de Assad por su papel en un conflicto en el que han muerto al menos 30.000 sirios, según cálculos de activistas.

No quedó claro de inmediato cómo murieron los milicianos de Jezbolá o si estaban luchando junto al ejército sirio, pero el periódico al-Intiqad, perteneciente al grupo islamista, dijo que su comandante Alí Hussein Nassif — quien también es conocido como Abu Abbas — fue muerto "en el desempeño de sus funciones yihadistas (de guerra santa)". No precisó dónde ni cuándo murió.

Un funcionario de seguridad libanés dijo que Nassif fue muerto en Siria y que su cuerpo fue devuelto a Líbano el domingo a través del cruce fronterizo de Masnaa. El funcionario, que habló bajo condición de no ser identificado porque no está autorizado a hablar con la prensa, dijo que los cadáveres de otros combatientes de Jezbolá han sido devueltos a suelo libanés en los últimos días.

Ibrahim Musawi, portavoz de Jezbolá, confirmó el martes la muerte de los integrantes del grupo, pero dijo que él no tenía información sobre dónde o cómo falleció Nassif. No quiso hacer más declaraciones.